Sin categoría

«Compartiendo la Biografía de un Gran Maestro Parte 11».

¿QUIEN FUE PYTHAGORAS?

del griego: PYTHIA: Sabiduría, GORAS: Develación

Undécima parte

Se dicen muchas cosas del Maestro de Samos…

Parthenis, la madre de Pythagoras, a quien el Maestro honraba, formaba parte de la Escuela. Es más, se dice que gracias a que ella invirtió su propia energía de Amor, y materialmente todo lo que su marido, tallador de piedras preciosas (Mnesarco), le había dejado a ambos, Pythagoras pudo iniciar su obra en tres dimensiones, su Escuela en Crotona.

La Energía del Inicio (la generada con madre y padre), regenerada en el Misterio del vivir, dándole el sentido, y honrada con el agradecimiento, tendría que alimentar en alguna forma cada uno de nuestros Inicios, decía el Maestro.

Por ejemplo: la tolerancia y paciencia que se necesita poner en una relación actual con una madre, es la energía que se necesita invertir para poder iniciar una buena relación con un hijo. La energía del auténtico perdón dada a un padre (aún desencarnado) es la energía que necesita el hijo, quizás, para poder iniciar una nueva vida de relaciones en su trabajo.

Los Inicios de la presente vida humana, se conectan con todo lo que uno inicia o reinicia. Cuando algo se nos traba en la vida, al decir del Maestro, hay que saber que nos quedan cosas por trabajar en los Inicios de nuestra presente encarnación. Tendríamos que saber observar, con detalle, qué nos queda por sanear con las energías desarmónicas del padre y de la madre, aún cuando hubiesen desencarnado, e intentarlo de a poco. Una situación por vez.

…… Parthenis, hasta cuando tenía una edad avanzada, parecía una musa, una figura idealmente equilibrada. Por eso le venía tan bien el nombre que Mnesarco le puso al enterarse que estaba embarazada de un ser que tenía por destino iluminar y guiar a muchos. Le apodó: Pythia, que significa SABIDURIA. Y era Parthenis la imagen viva de la mezcla de ternura, sensibilidad y comprensión, con la ubicación, que otorga la Sabiduría.

Y, se decía que el Maestro recreaba su Luz con el Misterio que irradiaba su madre, es decir se recreaba diariamente en el Misterio de su propio origen. “¡Siempre une Inicio con final!, enseñaba Pythagoras.

En el Inicio, está “la llama”, la energía que te dio la vida encarnada, tu primer amanecer, el huevo primordial manifestado en la selección genética de los primeros instantes de tu gestación” ….. Si no indagamos en su misterio, si no arrancamos “voces” de ese mudo instante, se pierde como un instante más ….. Recuerda el decir del Maestro: “el Alma encarnada se regenera en el Misterio”.

Indaga  el mensaje de tus primeros instantes, que está develado en las  dificultades que tuviste o aún tienes con tus padres. El conseguir la virtud que, en presencia de ellos, te haga conseguir PAZ, es el alimento que hoy necesitas para destrabarte, para liberarte y proseguir así feliz con tu Camino…

Ame Ruiz.

Continuará el próximo lunes…

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.