Compartiendo Experiencias

«De Picante a Dulce»

Queridos hermanos,  hola, soy de la Patagonia Argentina, de Neuquén y hoy comparto mi experiencia de cómo llegó a mi vida la Filosofía Pythagorica.

Asistí por primera vez al “Jardín Pythagorico” de la mano de mi amiga Nechi y ahí me recibió con amor Stella. Ese día me costó mucho entender los “Códigos”, pues no sabía qué eran los códigos de enojo, de miedo, de tristeza, de abandono…  entonces decidí  escuchar,  observar,  tratar de entender y aprehender. Y al mismo tiempo esperaba anhelante estar presente en un Seminario de Ame, quería conocerla.

Cuando llegó el día del Seminario en el espacio “Sumarte”  la vi entrar con una sonrisa amplia, hermosa y espléndida, ese día todo lo que Ame expresó sentí que estaba destinado a mí,  me cautivó su Alma y quise estar para siempre unida a ella, y quise empezar a transformar a mi EGO para siempre, y empecé a ser feliz, y a mis amigos le impactaron mis cambios, ¡ya no era tan “picante”!

He ido aprendiendo a cómo evolucionar, pasito a pasito, aprendiendo el perdón, el arrepentimiento, a  conocerme a mí misma, la meditación diaria para serenar a mi cerebrito, a desarrollar una mirada circular, todo esto a través de las herramientas que nos brinda Ame. Y así es como ella me ha ayudado a despertar, pues  estaba dormida en un mundo en el que no era feliz, lleno de máscaras.

Hoy la Vida me regala el Agradecimiento a mis padres, que ya no están, a mis hermanos y hacia cada persona que me encuentro, sé que en la Vida  todo es aprendizaje. Intento Vivir el Hoy y feliz con la Luz que irradian las enseñanzas de Pythagoras.

Estela Mary, Neuquén, Argentina.

One thought on “«De Picante a Dulce»

  1. Estela dice:

    Gracias por la publicación.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *