EL RENACIMIENTO DE LA LUZ

¡LA LUZ! …..… y la ausencia de Luz: la oscuridad…

….. “¡El Cosmos se mueve incesantemente y canta armoniosamente!” al decir de Pythagoras……….

Y, tal principio se plasma en todos los rincones del Cosmos, y por supuesto también en la raza humana de un planeta que, como el nuestro, está en el primer ciclo de evolución humana.

Raza humana que, al tener el beneficio de la Ley del Libre Albedrío, puede aceptar la Luz en su psiquis, o puede elegir y decidir, consciente o inconscientemente, quedarse en la oscuridad de enojos, miedos, angustias y dolor.

“Busca EL BIEN y encontrarás” …. “Pide EL BIEN y se os dará” … El Bien es la Luz.

No obstante que a veces el ser humano elija (inconscientemente, la mayor parte de las veces), la oscuridad para sí mismo y no busque con Esfuerzo el Bien, que es la Luz……. ¡el mundo sigue cantando armoniosamente, también en la Cuarta Dimensión de los planetas primarios!

Pues, las polaridades, los extremos de Luz y oscuridad de su Cuarta Dimensión, coexisten, conservando una “distancia equilibrada” y las oscuridades se presentan específicamente a las personas que las atraemos con nuestro pensar erróneo, y se nos manifiesta con ritmos perfectos, exclusivamente como posibilidad de Creer en el Bien para que, con esa Creencia ese trocito de oscuridad se llene para siempre de Luz.

 Al decir de Pythagoras, este acercamiento de la oscuridad al ser humano se da para que un día de nuestra evolución en la Vida eterna, NO creamos en el mal, y mucho menos le entreguemos nuestra reverencia, a través de darle nuestro tiempo, al pensarlo y sentirlo con enojos, miedos, frustraciones, impotencia, etc.

 La Vida que es perfecto Orden entrega oscuridades, con ritmos perfectos una y otra vez, en el exacto momento, para que intentemos disolver mal por Bien, al lograr hacer Luz en la oscuridad.

Ello permite que el ser humano, con sus solos intentos por crecer hacia el Bien y el Amor, convierta pequeños o más grandes trozos de oscuridad en Luz, y ello nos hace Co-Creadores en la Cuarta Dimensión de nuestro planeta. Con los cambios en lo genético, de los seres humanos, llenando sus “baches” de psiquis con virtudes.

la Filosofía Pythagorica dice que la naturaleza usa esta creación luminosa para recrearse, año por año, y aparecen así nuevas especies de plantas y de animales, con su energía exquisita de ayuda al ser humano.

 Por eso en su Filosofía, Pythagoras dice:” el mismo Padre Creador que hizo los Soles y la Luz, permitió la existencia de la luna y la noche”.

La luna representa al Discípulo, el Discípulo de “La Vida” -que es Dios-, que por fin entendió que los planetas son Escuelas de Aprendizaje Espiritual, en los cuales se encarna para poner Luz en las oscuridades genéticas de nuestras psiquis, Luz que a la par se expande al ambiente, iluminando un trozo de oscuridad general O sea que la luna representa al Discípulo atento, que sabe que durante el “día” o sea cuando hay luz, es recreo, tiempo de nutrirse con las evidentes bendiciones de Dios, pero que su turno de actuar le toca cuando la oscuridad llegue.

Por eso Pythagoras llamaba al atardecer “La Hora del Discípulo”. Pues, las bendiciones están escondidas -hay que leerlas en forma de mensajes-, por esto se le presentan situaciones oscuras que requieren que se encienda con virtudes, “Sublime Fuego que no quema”, para hacer como la luna: ¡Luz! en lo oscuro de su vida.

El Cosmos entero canta danzando en forma permanente. Nuestra Tierra incesantemente rota alrededor de su eje y se traslada alrededor del sol, y ni siquiera nos damos cuenta. Todo se mueve y danza pues, obediente y mansamente, se deja mover por La Luz….

Y, los seres humanos decimos querer estar en la Luz”, pero muchas veces conservamos la misma idea, la misma emoción y la misma actuación con una misma persona por años, y a veces por décadas. Esta malsana inacción, es lo único que nos lleva a resistirnos a la entrada de la Luz. Lo natural, es vivir como todas las entidades vivientes, en y por la Luz….

 ¡¡¡¡Bendito Cosmos que danzas al ritmo y con la música de las Esferas Celestiales!!!!…

“Hombre de la Tierra todo es música y ella es Luz y es el Bien…sólo permite que ella te penetre, aprendiendo a escuchar” …… Bendito Cosmos que nos enseñas como vivir… Bendito Cosmos en el que Todo, cielo, estrellas, soles, lunas y planetas, danzan… nada está quieto… La Luz los mueve…

Las aparentes contradicciones entonces, Luz y sombras, resultan ser, en esencia, sólo una ilusión…

El Espíritu y el Alma: lo inmutable y lo constante……. la materia (el cuerpo físico y psiquis): lo mutable y lo inconstante… La Luz y las sombras… lo que se “VE” claramente, lo que aún no está iluminado… 

¿No será entonces la noche, la oscuridad, lo que aún no se ve, porque aún no hay Bien allí, pero que apenas lográramos una conducta virtuosa, aunque sea de tres minutos, se llenaría de Luz?.

¿No será igual que cuando entramos a un ambiente oscuro y decimos” qué oscuridad”, nunca nos alarmamos, salvo los niños, hasta que aprenden que les basta apretar un botón para que haya LUZ?

¿Entonces la oscuridad en nuestras vidas es sólo ausencia de Luz y se nos presenta para que aprendamos qué nos basta llamar a la Luz-que es Virtud- con creencia, para que esta se prenda en nuestras vidas?  

¿No es la oscuridad entonces, otra cosa que el tiempo y el espacio que aún nos queda por recorrer para llegar a la máxima Fuente de Luz: Dios? Pero que cada Paso que demos hacia Él, trae la Luz de la meta….

Se necesita “LUZ Y MÁS LUZ” en el mundo (dijo Goethe). Y, está en poder del ser humano que siente que nada sabe ni nada es, o sea la persona que logra hacer en sí el vacío de su propia pequeñez pues, con este acto de humildad, de inmediato se llena con la inconmensurable Luz de Dios.

Dice Pythagoras que en el Cosmos no se rompe la continuidad de la Luz. Tal como el día y la noche no lo hacen… Dios mira con sus “Dos ojos”. – El Solar, el derecho, el masculino… y el Lunar, el izquierdo, el femenino.

Con el Solar, manifiesta Dios en todo su esplendor a la Luz, con el Lunar, la quiere manifestar a través de un hijo suyo (cualquiera de nosotros), que elija hacerlo usando de su Libre Albedrío.

Este ser humano, al poder obrar con virtudes, transparentará al mundo a través de sus cuerpos (como un satélite), la Luz del Increado, y la hará entendible por los otros humanos.  Ejercitando entonces alguna virtud, tal como Sabiduría, Comprensión, Paciencia, Fe, pondrá el ser humano que lo logre ¡LUZ!, clara y pura, en una situación que antes era oscura y confusa.

Y, como la oscuridad es sólo ausencia de Luz, a través de un ser humano que así está “iluminado”, los demás, lograrán contemplar a Dios en su actuación.  Así es como se podrá avanzar con LUZ, sobre un “pedacito de los vacíos” en la Creación de Dios. Al decir de Pythagoras ese “vacío” es sólo Espacio y Tiempo, para que sus hijos al llenarlo de LUZ como si fuésemos “dioses”, crezcamos y evolucionemos …

“El sol cuando llega la noche, se va a regenerar su Luz en el taller del Cielo”, poetisa Pythagoras, pidiendo a quien sintiese en sí mismo la ausencia de LA LUZ, tuviese la humildad de reconocer ese estado cíclico del sí mismo, ante los demás seres humanos, y pedirla a Dios.

A través de rituales semejantes a los que hacían los faraones en Egipto (milenios antes de Cristo), cuando se consideraban en la obligación de transparentar la Luz de Dios sobre las tierras a su cargo con su gente, impidiendo que ningún vientre quede con hambre.

Cuando experimentaban que les faltaba Luz, lo reconocían públicamente, y pedían a los sacerdotes ayuda en la súplica a Dios, para “Regenerar su Luz”, mediante rituales en los que se hacía intervenir a las Fuerzas incontrastables de su propio Nacimiento y de su muerte…

Los momentos más poderosos del día:

a) La Luz del Sol Naciente, para conectarse con el propio nacimiento y RENACER, empezando todo tipo de emprendimientos en el Nombre de Dios…

b) La Luz del Sol Poniente, para establecer la conexión con las Fuerzas Ocultas del Reino del Silencio, con el propio morir y con el poder del Futuro, traído al HOY para plasmarlo…

c) Por último, la “misteriosa puerta del mediodía”, que se decía era apta sólo para Maestros y grandes Iniciados…

Ame Ruiz 

Copyright DERECHOS RESERVADOS 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *