EL RENACIMIENTO DE LA LUZ

El Encendido de: “La Chispa de la Revelación”

Parte V

…Ambrosía, dulce néctar divino… La Respiración Consciente tiene consecuencias extraordinarias, porque extracta del aire su Quinta Esencia. Este néctar Divino es capaz de encender una y otra vez el corazón del encarnado  con el Soplo del Creador, el cual lo hace revivir, regestarse, poder volver a nacer.

Cuando el ser humano no vive la Virtud en su encarnación, su corazón vegeta dolorosamente y en él sólo arden restos de antiguas fogatas virtuosas, de ellas sólo quedan “cenizas”…

O sea un sofocado y antiguo fuego que no alcanza para proporcionar al encarnado, el encantamiento del vivir en cada HOY. 

Es maravilloso que el Discípulo de La Vida aprenda a tomar la Quinta Esencia del aire, para que se vuelva a encender en él, el Fuego Santo, el Fuego Sagrado, el Fuego que no quema de la Virtud.

Y, como consecuencia, pueda vivir con Paz interior y con sabrosa Dicha diaria. Para ello se necesita sólo el intentar RESPIRAR CON CONCIENCIA, saboreando la Esencia del aire, que es nada menos que el Soplo del Creador, el que existió en nuestro exacto momento de Inicio como Espíritus vírgenes, y a hacer este sagrado viaje reviviendo su Misterio, nos lleva esta intención… 

…La intención de pedir al Respirar, absorber la Energía de Inicio, el llamado Soplo de Dios con Creencia que lo voy a tomar, es la clave de la práctica.

Para ello se inhala la energía del aire, saboreando su esencia, su néctar, visualizando su color, su brillo, su esplendor, su riqueza.

Este es el llamado Prana, la vigorosa energía vital, la cual garantiza la regeneración del ánimo y el entusiasmo por vivir, sin necesidad de tener estímulos que generen emoción positiva y nos hagan seres débiles y dependientes de los estímulos externos, los cuales son tan fugaces y frágiles. 

Si al absorber con Conciencia el Prana, además añadimos el pedido y la intención de volver a ser gestado por Dios recibiendo su Soplo Creador, esta vez eligiendo y decidiendo con Conciencia al estar encarnado, es la psiquis y cada órgano del cuerpo físico los que reciben LA PODEROSA ENERGÍA DEL ORIGEN, esa recibida hace muchísimos miles de años, LA QUE UNE INICIO DE BIEN CON FINAL DE BIEN, y que tiene el Poder Ordenador que desvía al mal .

Con esta práctica hecha con Ley del Ritmo, los órganos de a poco empezarían a recobrar la memoria de la Luz, y la psiquis querría con facilidad desembarazarse y soltar recuerdos que no sean luminosos. 

Entonces, este Poder Mágico recibido con Conciencia aunque sea minutos cada día, re-avivaría  el Fuego interior en el corazón y encendería de inmediato el ánimo, cuando el humano está viviendo el agotamiento de no haber obrado con virtud ni una sola vez en un Hoy, y a veces en varios o en muchos “hoy”.

Esta magia, esta especie de milagro en la renovación y cambio completo de la energía que anima a un ser humano se logra entonces, con el aprendizaje de la respiración consciente, y con el propósito deliberado de traer hacia uno, a través de ella, el néctar del aire.

Energía etérica de gran poder lumínico, que tiene la fuerza extraordinaria y suprema que a través de sus soplos rítmicos, puede reavivar el Fuego de la Virtud.

Ya sabemos que ella tiene por sede al Alma, y ésta se sitúa en el  corazón. Esta absorción del Soplo de Dios a través de la respiración, se logra sólo con un pedido y trabajo consciente, puesto que si el ser humano cree que solo toma la composición química  del aire, exactamente sólo éso toma.

Si así lo sentimos, todos los días, enfoquemos la atención de nuestros pensamientos y sentimientos mejores hacia nuestro corazón. ¡Ahí está el Reino de Dios!, al decir del Cristo, es nuestro altar sagrado, y el lugar de todas nuestras ofrendas.

La primera ofrenda que tal altar espera es nuestro respirar consciente, tomando de él, como se dijo, el Aliento de Dios y convirtiendo a los pulmones en dos fuelles que con sus soplos rítmicos, re-aviven instante a instante al “Fuego” que nutrirá nuestras acciones… en lo que momentos antes, sólo habían cenizas.

Al decir de Pythagoras: ¡Si no disfrutas del vivir… es que en tu altar sagrado no está prendido el Fuego! Sostiene el Maestro que en el Centro de la Creación de Dios está el Fuego, del cual los millones de soles son sólo su reflejo.

Y en el centro de nuestro cuerpo, en el altar sagrado del corazón, está el Fuego, y sólo alrededor de ese Fuego Sagrado, del Foco del Fuego, giran en su derredor todas las potencialidades divinas y humanas.

¡Controlemos tener siempre encendido el Fuego en el Altar del corazón. Sin él, es imposible la verdadera vida y el ser humano tristemente parece un muerto en vida, que se la pasa adornando con conocimientos su cabeza, o con ropajes nuevos su físico, en lo que pasa a ser “la tumba de su Alma”.

El ser de Luz encarnado que en este estado se encuentra, no siempre lo provoca por su negatividad; simplemente lo hace porque no se recuerda… ……….

………Recuerda, Alma hermana, Recuerda… en el corazón anida la gran revelación, enciende su chispa para que la sientas, y con ese sentir hables y obres en el día….

La revelación indica  que “el Camino más directo para llegar al propio Yo, es a través  del otro”… Y, ella anida en el corazón, porque es el templo del Alma en dónde viven las Virtudes, sin las cuales no se puede llegar, con Bien, al otro.

Las Virtudes hacen que el ser humano honre a su hermano entregándole en cada situación aunque sea un porcentaje de la riqueza de una de esas Virtudes. “Nadie que aspire a vivir feliz para sí mismo… puede lograrlo… si antes no aprendió a vivir para otro” (Pythagoras).

¡¡Te deseo que esta chispa de revelación, se encienda hoy en tu corazón, iluminando tu cuerpo, tu vida, tu entorno, tu día!!…..

 Parece ser muy útil, que cada tanto recordemos que: …el prójimo, de quién tenemos que sentir qué honrar y agradecer, y entregar trocitos de virtud de nuestras almas, no es el que elegimos por afinidad, es el que Dios por aparente casualidad, nos acerca en cada Hoy… 

María Amelia Ruiz        

Copy Right, Derechos Resevados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *