BIOGRAFÍA DEL MAESTRO

BIOGRAFÍA DE “UN FARO DE LUZ” DEL MUNDO OCCIDENTAL (Parte 17)

¿QUIEN FUE PYTHAGORAS?

del griego: PYTHIA: Sabiduría, GORAS: Develación

 Décimo séptima parte.

LA SAGRADA UNIDAD. EL SOL CENTRAL

… Esa tarde los discípulos buscaban su Luz encarnada, y no la podían encontrar. Y, no lo hubieran encontrado si lo seguían buscando con los ojos físicos, pues él, el Maestro, estaba transitando por uno de sus momentos de iluminación.

Esos que solía tener cuando evocaba momentos de iluminación del Cristo como Krisna, como Moisés, como Buda, y que luego vivió en la llamada “transfiguración”, como Jesús de Nazaret…

Los discípulos no acostumbraban a anotar, el Maestro los educaba en la retentiva y luego en ejercitar la recapitulación, antes que el sueño concluya su día.

….No obstante lo mencionado, estas palabras, son las que han trascendido de aquella tarde, en la que como Música, el Maestro desgranaba su Mensaje…

“LA SAGRADA UNIDAD: EL SOL CENTRAL.

………………

Desde el Centro de la Creación de Dios ¡el Huevo Primordial!, ¡el Primer Amanecer en el Mundo!, brilla incandescente EL PUNTO, LA SAGRADA UNIDAD.

En ESE PUNTO, en esos rayos vive, se desarrolla, se desenvuelven todos los Tiempos y todos los Espacios. En ese Punto: el Inicio se une con el Final, el que empieza a caminar, ya llegó, y el que llegó, Inicia el camino hacia Esplendores inconcebiblemente mayores, y en El Punto ya está unido con ese Esplendor, y luego con otro y otro …

¡”EL PUNTO”!… Sus rayos concentran la Creación toda, con sus múltiples universos, con sus múltiples galaxias, con sus múltiples sistemas planetarios y con los múltiples soles, reproducciones perfectas en tamaños diversos, del UNICO SOL.

En miniatura, en el sacro Punto Primero, expresión perfecta de la Sagrada Unidad, estamos todos y está TODO.

Todos los hijos de Dios vibramos en un mismo Punto, contra todas las Leyes de espacio-tiempo.

Nada más que lo hace la parte de nosotros que ya sabe vibrar como la Luz: Espíritu, Alma, y ¡hasta el cuerpo físico en instantes de iluminación!.

O sea que, a cada momento una parte nuestra, la que vibra como la Luz, participa del Divino Centro y en “EL” sigue creando otras formas de vida, y “llama” al resto de nosotros, que a veces se deja inundar por las tinieblas de dudas o enfermedades, llama a dejar de vivir en la parcialidad, que siempre es el error.

Todo lo que separa siempre es error, jamás es otra cosa que error, no es ni forma de defensa, es sólo error.

Nos “llama” a dejar de lastimarnos a nosotros mismos, por querer vivir separados. Esa Sagrada Unidad que comprende a todos y a todo, llama desde dentro de nosotros mismos, a despertar al sagrado impulso de la Unión, que es el Amor.

La Luz del Sol no se oculta a sí misma, ¡jamás!.

Se ofrece sin retaceos. Quien no la quiere recibir, se oculta de ella. Es la sombra la que busca permanecer sin Luz, pero la Luz se ofrece permanentemente a sí misma.

¡Así como la Luz se tú, hijo de Dios, es tu Sagrada Misión, tu única Sagrada Misión!.

“EL PUNTO”, “EL CENTRO”, EL SAGRADO PUNTO, EL SAGRADO CENTRO, donde todo es núcleo y concentración purísima- “Ahí”, donde no cabe la dispersión.

Desde allí se te susurra: ¡une múltiples psiquis en una sola!, no separes, no disgregues, no te disgregues en tanta palabra vana, ¡UNE LO QUE ESTÁ ESPARCIDO!, es la consigna con la que encarna el Alma al mundo de lo separado, de lo disperso, de lo desunido.

¡UNE!, siempre ¡une! …..déjate embargar por el impulso de la unión. ¡Une!, porque cuando encarnas todo se separa.

En el mundo material y en el ser humano que no emplea la Voluntad, todo se dispersa. Se dispersa el Tiempo, se disgrega al dividirlo en recuerdos, cuando el tiempo es “UNO” y sólo puedes usarlo: ¡YA!.

Se disgrega y separa la psiquis en recuerdos, con múltiples grabaciones, según el sentido con el que grabó el recuerdo y según el tiempo dividido y fragmentado en el que el suceso se produjo.  

Entonces, el átomo de tu físico, no puede trabajar en EL PUNTO, en su SITIO, en el Sol Central. Necesita tu re conexión con el Centro, con la SAGRADA UNIDAD.

¿Por qué huyes, tan apurado, de lo que te cura y brinda sosiego y profunda Paz?

¡Pregúntatelo! Para que recobres el “hilo de Ariadna”, tu camino hacia la Gloria, hacia la Creación, la Salud y la Vida.

¿Por qué huyes de la Luz, de la Fuente, de la única Fuente de dónde sale todo lo vivo?

¡Pregúntatelo! para despertar a la única Verdad.

Ser Solar: ¡vuelve al Huevo Primordial!. Ser Solar: ¡reengéndrate a cada momento en la Fuente donde todo está unido!, trasciende la lógica de tu psiquis, para en verdad ¡CREER!.

Reúne lo disperso en ti y deja de salirte del tiempo, perdiéndolo. Encuentra el “punto de vacío”, y sentirás completud, plenitud.

Busca el Punto donde todo lo que existe vuelve a ser creado, una y otra vez… una y otra vez…”

………………….

Ame.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *